4 Trucos para Ahuyentar Ranas de la Casa y Jardín

Si estás leyendo esto es porque estás escuchando o te has encontrado a las ranas en tu casa o jardín y necesitas consejos para alejarlas.

Te entendemos perfectamente, a poca distancia de nuestra finca existe una gran laguna la cual nos permite disfrutar de una maravillosa vista pero también nos acerca a algunos animales algo molestos.

En el caso de las ranas producen un sonido que en las noches de verano puede hacerse molesto y también, en casos extremos, pueden atacar nuestro cultivo vegetal y comerse nuestras plantas (como por ejemplo las lechugas).

Pueden traer una gran variedad de problemas que pueden afectar desde a los más grandes, hasta los más pequeños de la casa, incluyendo a tus mascotas.

¿Por qué se deben ahuyentar?

La gran problemática que tienen las ranas es que su piel en muchos casos está llena de sustancias venenosas.

Por lo tanto, al momento de tener contacto con su piel, puede provocar muchas irritaciones o reacciones alérgicas.

En una persona adulta puede que no haya grandes problemas, debido a que la irritación provocada por tocar una rana es tratable. El gran problema se lleva a cabo cuando quién la toca es un niño, ya que las irritaciones pueden ser muy graves.

Por otro lado, las ranas son un peligro para animales pequeños como los perros, gatos, gallinas, gallos, entre otros, ya que las mascotas pueden morder y hasta comerse por completo una rana.

Si sientes temor por los más pequeños de la casa o por tus mascotas, es necesario que elimines o límites el acceso a las ranas a tu propiedad.

Para poder lograr este objetivo, sigue algunos de los tips que te damos a continuación.

¿Cómo ahuyentar a las Ranas?

Cómo base ten en mente dos cosas: las ranas siempre buscan sitios con mucha humedad (charcas, piscinas, estanques), y lugares donde haya muchos insectos con los que alimentarse (moscas, mosquitos, saltamontes).

Aplica estos consejos para minimizar su presencia:

Riega con menos agua tus plantas

Como hemos mencionado es vital para las ranas estar en sitios muy húmedos para poder subsistir, por tanto Siempre las encontrarás en sitios con humedad y de sombra.

Si tienes un jardín con muchas plantas y las riegas con mucha frecuencia para ellas puede ser el paraíso.

Por tanto para alejar a las ranas lo primero que debes hacer es disminuir la cantidad de agua en el riego.

Usar plantas de ajenjo

Existen ciertos olores que desagradan a las ranas y algunos de ellos son totalmente naturales.

Uno de esos aromas que no les gustan es el ajenjo, se trata de una planta herbácea que se adapta a cualquier tipo de suelo y logra resistir los peores climas.

Coloca estade ajenjo alrededor de tu jardín o cultivo para que el ambiente se impregne de su olor.

Aplicación de sal

Existen soluciones caseras como echar sal que nos van a ayudar a alejar a las ranas de nuestra casa y que podremos aplicar fácilmente.

La sal es un elemento que debe de aplicarse con cuidado ya que también puedes dañar a las plantas que tengas en tu jardin.

Usar vinagre

Al igual que la sal, el vinagre puede ocasionar grandes estragos en la piel de las ranas debido a la acidez.

Para aplicarlo Mezcla a partes iguales vinagre y agua dentro de una botella con atomizador y rocíala por los alrededores de sitios húmedos o cuerpos de agua.

Ten cuidado, no lo tienes que pulverizar en la tierra, debido a que la acidez puede afectar el pH de esta y secar tus plantas.

Cómo son y qué las diferencia de los sapos

Las ranas son anfibios, específicamente en la familia de los anuros. Muchos creen que las ranas son las hembras de los sapos, pero estudios recientes sostienen que es falso.

Puedes distinguirlas de los sapos gracias a su piel, debido a que las ranas poseen una piel muy lisa y brillante. De hecho, siempre la mantienen húmeda debido a que siempre necesitan estar cerca de cuerpos acuáticos.

Las pieles de las ranas son más brillantes que las de los sapos, presentando colores muy llamativos. En las zonas más húmedas puedes conseguir ranas de colores amarillo, verdes muy brillantes y hasta rojas. ¡Vaya juego de colores!