Cómo evitar y limitar las Ortigas

En tu jardín o cultivo pueden aparecer plantas o maleza que son bastante molestas y que pueden afectar el resto de la flora de tu terreno.

Una de esas vegetaciones, bastantes molestas, son las ortigas, que pueden ocasionar más de un problema.

Aunque las ortigas son utilizadas para remedios caseros bastante beneficiosos para tu salud, los que tienen plantaciones saben muy bien que estas plantas no son tan amigables como parecen. 

Para saber un poco más de información sobre la ortiga, continúa leyendo todo este material para que sepas cómo eliminarlas y conseguir mantener a salvo tus cultivos.

¿Por qué se deben matar las Ortigas?

La ortiga es una planta que crece con mucha facilidad, esto representa un gran dolor de cabeza para mantener a salvo cualquier tipo de cultivo. Si no la extraes constantemente y te descuidas pocos días, puedes tener toda una invasión de ortigas. ¡Qué desastre!

Las raíces de esta planta pueden ramificarse y llegar muy profundo en la tierra, por lo que absorbe más agua y nutrientes que las plantas que la rodean. Esto puede ocasionar que la ortiga le robe dichos suministros al resto de las plantas, produciendo que estas se marchiten.

Las hojas de la ortiga no solo son peligrosas para el resto de la vegetación, incluso pueden ser muy peligrosas para ti, tu familia y hasta para tus mascotas.

Esto se debe a que, si llegas a tener contacto directo con tu piel, te puede producir una sensación de escozor bastante molesta, llamada urticaria.

Si tus mascotas entran en contacto con esta planta, puede producirle una urticaria muy fuerte, especialmente en las patas. Esto ocasiona una gran incomodidad, comezón y hasta dolor durante un largo período de tiempo.

¿Cómo eliminar las Ortigas?

Si necesitas acabar con todas las ortigas que constantemente te molestan y ocasionan daños tanto a tus seres queridos como a tu cultivo, aquí te damos varias fórmulas para que las elimines y te quites este problema tan molesto.

Extraer las ortigas a mano

Puede que tengas ortigas en tu cultivo, pero todavía no han invadido por completo el terreno.

Entonces, puedes aprovechar para extraerlas poco a poco de manera manual.

Para retirar las ortigas debes utilizar guantes y evitar el contacto directo de cualquier parte de tu cuerpo con sus hojas.

Debes arrancarlas de raíz y tratar en la manera de lo posible sacar toda la raíz, recuerda que esta se puede ramificar mucho y llegar a mucha profundidad.

Esta actividad debe ser constante, de lo contrario te pueden cubrir por completo el terreno en un abrir y cerrar de ojos.

Herbicida especial contra ortigas

En los viveros y tiendas especializadas venden un repelente especial contra las ortigas, este compuesto es a base de glifosato. Esto actúa directamente sobre la raíz y mata por completo a la ortiga.

Rebajas
Herbicida Roundup UltraPlus 500ml
  • Herbicida total sin efecto residual
  • Concentrado soluble conteniendo 36% glifosato en forma de sal potásica

Para usarlo debes seguir detenidamente las instrucciones que vienen con este herbicida. Dependiendo de la cantidad de ortigas que tengas y la marca que hayas comprado, la forma de aplicación puede variar. ¡Ándate con cuidado!

¿Cómo ahuyentar a las Ortigas?

Una vez que has logrado eliminar por completo a las ortigas, no puedes despistarte en ningún momento. Aún debes hacer todo lo posible para que no vuelvan a seguir y que no te sigan causando problemas. Entonces debes seguir algunos de nuestros consejos:

Sal y Vinagre

Las raíces de las ortigas son muy resistentes y es posible que, si se deja algún pedazo de éstas, la planta vuelva a resurgir. Una forma de hacerles frente es con ayuda de la sal y el vinagre.

Tan solo deberás mezclar un litro de vinagre con una taza de sal y remover muy bien hasta que la sal se disuelva por completo.

Lo colocas en un recipiente con pulverizador y debes rociar la mezcla en los sitios que alguna vez estuvieron las ortigas.

Con esta mezcla puedes incluir agua hirviendo, que no solo dejará atrás a las ortigas, también eliminará otro tipo de insectos o plagas que pudieran afectar a tu jardín o cultivo.

Debes esparcir esta mezcla con cuidado, si llegas a echarlo en otras plantas, puedes ocasionar que se marchiten y se sequen por completo.

Remedios caseros

Una de las formas de eliminar esta planta y a la vez aprovechar los beneficios de esta es realizando un purín de ortiga. Parece ilógico, pero algunas veces es bueno combatir el fuego con fuego.

El purín de ortiga es un remedio casero que sirve para combatir las plantas y hongos que pudieran afectar negativamente a tu cultivo.

Simultáneamente, ayuda a fortalecer las plantas que quieres preservar para que puedan combatir cualquier tipo de plaga.

Para hacer un buen purín de ortiga debes extraer por completo las ortigas que te molestan y dejarlas reposar en agua. Por cada litro de agua debes agregar 100 gramos de ortiga aproximadamente.

Esta mezcla debes dejarla reposar diez días y removerla dos o tres veces durante cada día, pasados esos días, debes colar la preparación y desechar las hojas. Si quieres un purín más concentrado, puedes dejarlo hasta un máximo de 40 días.

Ya con el purín de ortigas finalizado, tan solo deberás regar tus plantas como normalmente lo haces cada día.

Descripción general de las Ortigas

Las ortigas se caracterizan por tener unas hojas recubiertas de pequeños vellos y con bordes puntiagudos, además apenas llegan al metro de altura.

Sus flores brotan cada una con un solo sexo, saliendo en forma de racimos y tienen una tonalidad levemente amarillenta.

Los frutos de las ortigas solo cargan una única semilla que está recubierta de una cápsula, la cual es seca. En cuanto a su raíz, esta se disemina en diversas vertientes y tiene una sustancia muy astringente.

Está planta crece en su mayoría en sitios tropicales y zonas templadas, existen diversos tipos de ortigas que puedes encontrar en cualquier parte del mundo.

Las hojas de la ortiga producen una fuerte irritación en la piel de los humanos y animales, llamada urticaria.

Esta irritación se produce debido a que los vellos de las hojas se rompen y liberan un líquido que es el culpable de ocasionar esta reacción. ¡Estás listo para acabar con estas molestas ortigas!