Cómo evitar y ahuyentar Lagartijas

Las lagartijas pueden llegar a ser de lo más molestas, se cuelan en todos lados, llenando cualquier grieta o rincón de tu hogar.

Si eres de las personas que piensan que, por mucha utilidad que prestan al ecosistema, las lagartijas son seres que quieres mantener lo más lejos posible, e incluso deshacerte de ellas, no dejes de leer el siguiente artículo.

Aquí te explicamos cómo exterminar a esos “simpáticos animalitos”.

¿Por qué se deben matar a las lagartijas?

Ya tengas un piso o una casa, no es agradable ver a esos pequeños reptiles campando a sus anchas por tus paredes y corriendo de manera errática. ¡A saber hacia dónde saldrán disparados!

En España hay un total de 25 especies diferentes de lagartijas o geckos y 3 de ellas son invasoras.

Es entendible que todo ser vivo tenga su espacio y su función dentro de un ecosistema, pero no necesariamente ese lugar tiene que ser la pared de tu salón.

Si bien las lagartijas que habitan en nuestro país no son venenosas, pueden morder si se sienten acorraladas o aprisionadas.

La mordedura de lagartija produce una sensación de quemazón muy desagradable, así que evita intentar cazarlas con las manos. No te va a comer, obviamente, pero es muy molesto.

Una lagartija necesita solamente insectos y agua para vivir, así que pueden convertirse en un molesto inquilino con excesiva facilidad.

Esto puede suponer un problema grave, ya que tienden a refugiarse en lugares oscuros y cubiertos, portando con ellas enfermedades, parásitos y ácaros.

Los muebles, sofás, estanterías, maceteros, armarios o conductos de ventilación pueden convertirse, sin tu consentimiento, en estupendos resorts donde ese indeseable bicho camine a sus anchas hasta hacerlo su hogar, atrayendo a toda su camada, de hasta 12 miembros.

¿Cómo eliminar a las lagartijas?

Sí hay una lagartija en tu casa y no quieres correr el riesgo de echarla fuera y que vuelva a entrar, aquí te doy algunos consejos para acabar con ellas. Además, no solo puede volver una lagartija, sí no toda su camada.

Matar a una lagartija requiere armarse de paciencia y convertirse en ninjas silenciosos.

La vibración del calzado en el suelo las alarma y provoca una huida despavorida, así que lo mejor que puedes hacer es caminar con calcetines para acercarte a ellas lo más sigilosamente posible.

Recuerda que las lagartijas poseen la denominada autonomía caudal, que les permite desprenderse de la cola donde no tienen elementos vitales necesarios para su existencia en caso de ser atacados en esa zona de su cuerpo.

Es decir, te dejan el rabo decorando el salón y la frustración pintándote el rostro.

Rocíala con agua fría

Puede suceder que a pesar de caminar sigiloso y con calcetines, la lagartija se mueva demasiado rápido y no seas capaz de darle caza.

Si es así, rocíala con agua fría. El cambio de temperatura le hará ralentizar sus movimientos, dándote la ventaja que necesitas.

Mezcla de café y tabaco

Un método mucho más eficaz es mezclar café en polvo y tabaco en polvo. Haz bolitas con esa mezcla y distribúyelas por aquellas zonas de la casa donde hayas visto a tus nuevas amiguitas. Acabará con ellas inmediatamente debido a su fuerte olor.

¿Cómo ahuyentar a las lagartijas?

Una vez que has logrado eliminar por completo las indeseables lagartijas de tu hogar, no es momento de bajar la guardia.

Debes aplicar alguno de los elementos que te indicamos a continuación para mantener a raya estas lagartijas y que no vuelvan a molestarte más.

Hoy en día existen numerosos productos en el mercado para ahuyentar definitivamente a cualquiera de esos vertebrados escamosos.

Se trata de repelentes que utilizan aromas naturales que resultan especialmente repulsivos para estos bichejos y los alejará de cualquier punto de tu hogar.

Aerosol de pimienta

Uno de los productos que más irritación les causa y es fácilmente adquirible es el aerosol de pimienta.

Este artilugio rociado en las zonas por donde acostumbra a esconderse les provocará una reacción desagradable que te garantizará su huida para siempre.

Repite esta acción una vez a la semana para evitar que vuelva una vez pasado el efecto del aerosol.

Remedios caseros

Lo bueno de los remedios caseros es que no afectan a tu economía y que puedes hacerlos tú mismo con los productos que tienes en casa. Además, al ser naturales no afectan a tu salud o a la de tus mascotas.

Aerosol de pimienta casero

También puedes fabricar un aerosol de pimienta por tu cuenta si no quieres recurrir a productos comerciales. Basta con mezclar pimienta negra en polvo, chile en polvo y agua y agitar bien la solución antes de usarla. ¡Adiós lagartijas!

Distribuye cáscaras de huevos por tu hogar

Las lagartijas son animales tremendamente asustadizos. Depositar cáscaras de huevos por distintos puntos de la casa les hará pensar en la presencia de un depredador de mayor envergadura y buscarán otro destino para su residencia habitual.

Coloca ajos por toda la casa

Pero si no te apetece tener los suelos de tu casa como un estercolero de orgánicos, puedes elegir la opción de la aromaterapia casera. Las lagartijas, al igual que los vampiros, sienten especial animadversión por el ajo.

Colocar dientes de ajo (sin la pielecilla transparente que los recubre) en puntos estratégicos de la casa les hará abandonar el nido más rápido que tarde.

Y si lo que quieres es prevenir, basta con frotar las zonas de acceso a la vivienda, como puertas y ventanas, con un diente de ajo y la barrera natural hará el resto.

Descripción general de las lagartijas

Las lagartijas son seres vertebrados pertenecientes al grupo de los tetrápodos (4 patas). Se trata de animales amniotas, ya que desovan en tierra firme, y se agrupan en la categoría de los escamosos. Su nombre científico es Podarcis muralis.

Este reptil tiene una longevidad de unos 10 años, alcanzando hasta 10 cm de longitud sin medir la cola, que es más larga que su cuerpo y se desprende en caso de amenaza para distraer a su agresor.

Querida por muchos y odiada por la otra mitad de la población, la lagartija ocupa un lugar fundamental dentro del ecosistema, ya que elimina las plagas de insectos, caracoles, arañas y demás pequeños depredadores de cosechas y flora de zonas urbanas.

Se trata de un animal de sangre fría. Tan fría como la que deberás tener tú para convertirte en un buen estratega y exterminarla del calor de tu hogar.